Prevención de Enfermedades Cardiovasculares

¿Cómo evitar las enfermedades coronarias?

Los especialistas recomiendan que el enfoque más ideal para combatir enfermedades cardiovasculares sea garantizar que estas no se presenten. Un objetivo concebible es la posibilidad de que modifiquemos nuestras prácticas y propensiones, reduciendo al máximo los factores de riesgo identificados como las causes de enfermedades cardiovasculares.

En este punto, las estadísticas muestran como entre el 80 y el 90% de los ataques cardíacos están relacionados con grandes factores de riesgos conocidos y totalmente modificables, lo que implica que, para todos los fines y propósitos, cada uno de ellos podría evitarse si de alguna manera conocemos esos factores de riesgo. Para esto, debemos evitar la forma de vida sedentaria, bajar los niveles de colesterol, controlar nuestro peso, la tensión circulatoria, el azúcar y abstenernos de fumar e ingerir alcohol.

Sedentarismo

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la razón del 6% de las muertes en el planeta: 3,2 millones de personas mueren cada año debido a la falta de actividad física. Además, se considera que ese modo de vida inactivo es el impulsor fundamental del 30% de las enfermedades coronarias (necrosis localizada y angina de pecho). Por lo tanto, realizar ejercicio físico con la mayor frecuencia posible es una recomendación destacada para evitar la aparición de enfermedades cardiovasculares.

Ahora bien, ¿qué cantidad de actividad física requerimos? la OMS señala que los niños y jóvenes con rango de edades entre los 5 y 17 años deben practicar como mínimo una hora diaria de acción física de moderada a fuerte. Para los adultos, la sugerencia es practicar entre 150 minutos cada siete días mínimo de intensidad moderada.

Niveles del Colesterol.

Deberíamos evaluar los niveles de colesterol, ya que cuando las células no son aptas para ingerir todo el colesterol que circula en la sangre, el exceso de energía se guarda en la masa de la ruta de suministro y se agrega a su estrechamiento dinámico que causa la aterosclerosis. Para controlar estos niveles, además del movimiento físico, se debe seguir una rutina de alimentación rica en vegetales, alimentos cultivados en el suelo, este no implica que las carnes estén restringidas, de hecho no es necesario suprimir algún tipo de alimento ya que, el cuerpo necesita de todos solo que debemos ingerirlos de forma consiente.

El Sobrepeso

La obesidad es un factor de riesgo cardiovascular vital que, además, se identifica con otros componentes y dolencias de peligro, por ejemplo, la diabetes y la hipertensión. Para saber si estamos en nuestro peso, podemos utilizar el factor clave del Índice de Masa Corporal (IMC). El resultado perfecto se encuentra en el rango de 20 y 25. En el caso de que la cifra posterior sea superior a 30, se considera una pesadez, y en la posibilidad de que esté en algún lugar en el rango de 25 y 29, sobrepeso. Además, es importante controlar el borde del estómago en un caso tal que la grasa se acumula en la región media, tiene ramificaciones más terribles para la digestión: acelera la diabetes, a pesar de las personas que experimentan los efectos nocivos de la pesadez estomacal, tienen altas probabilidades de acumular grasa también en órganos cruciales. Lo perfecto es que el borde del estómago no supera los 88 centímetros en mujeres y 102 en hombres.

Tensión Arterial

La hipertensión es una destacada patologías, esta entre las más comunes a nivel mundial ¿cuándo hablamos de hipertensión? La reacción de las autoridades es que se considera que las estimaciones de nuestra tensión circulatoria son más altas de lo que deberían en caso de que superen las cifras de 13,5 / 8 mm / Hg. Para mantener la hipertensión bajo control, debemos mantener una distancia estratégica de la sal y los nutrientes que la contienen en abundancia, limitar la utilización de grasas saturadas y grasas trans, y practicar ejercicios de alto impacto (pasear animadamente, por ejemplo por espacio de 30 minutos continuos). En el caso de que lo anterior no sea suficiente, también hay medidas farmacológicas para mantener la tensión arterial en un rango adecuado.

Diabetes

La diabetes es uno de los factores de riesgo cardiovascular fundamentales, ya que está firmemente identificada con la mejoría de la aterosclerosis, y cuando influye en las venas coronarias causa una enfermedad coronaria isquémica. Además, en los diabéticos, el miocardio (músculo cardíaco) normalmente se ve afectado, lo que disminuye su capacidad de contraerse, por lo que no es extraordinario que estos pacientes también sufran una decepción cardíaca. Para mantenerse alejado de estos enredos, es fundamental mantener las tendencias sólidas a: no fumar, evadir un estilo de vida inactivo, lograr un peso ideal y seguir las propuestas farmacológicas mostradas por el especialista.

tabaquismo

Se evalúa que el tabaco se identifica con alrededor de tres docenas de problemas médicos. Entre ellos, la enfermedad cardiovascular. La razón es que el tabaco es un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares, ya que acelera la aterosclerosis, que es la enfermedad de los cursos. En consecuencia, la importancia de evitar el tabaco o intentar dejar de fumar en caso de que seamos fumadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *